Afuera del metro revolución numerosas trabajadoroas sexuales se manifestaron declamando que por el hecho de dedicarse a la venta de placer sexual son población altamente vulnerable a golpes, torturas, violaciones, extorsión, repudio y en los peores casos el asesinato. Les compañeres mencionan que la sociedad les condena a una doble vida ya que algunas son incluso corridas de sus casas, pierden el apoyo, cariño y comprensión de las personas que aman. Les compañeres comentan que fue vendiendo su trabajo sexual que lograron pagar, rentas, colegiaturas, despensas y todo esto con el desdén de la sociedad, que las degrada y humilla aun sin conocerlas, ( putas, pirujas, las de la vida fácil, las cualquiera ).

Audios

Exaltemos la hipocresía sexual y social en la que ya hacia hincapié hace siglos Sor Juana Inés de la Cruz: Se condena a la mujer por incitadora, por poner a la venta lo que tiene en el cuerpo para poder obtener lo que requiere, pero el éxito de ella en su labor depende de los clientes que la ocultan y que no son juzgados por la sociedad por que la trabajadora o trabajador sexual es quien da la cara y no ellos, la sociedad puede acosar con improperios y extorsiones a la que se enfrenta en un país altamente machista y sádico, donde se pisan a diario los derechos humanos de las personas marginadas de cualquier índole y justificándose siempre en los discursos ( era una perdida, viste como provocaba etc).

Encerrarse en cuatro paredes por un poco de plata tiene sus riesgos y es importante garantizar el respeto y respaldo social a quienes están en desventaja.

Las compañeras organizaron una colecta de víveres, ropa, preservativos. Una mesa de pruebas para detectar enfermedades de transmisión sexual y un convivió donde comieron, platicaron y concedieron entrevistas y fotos.

Contexto historíco del trabajo sexual y más fotos del las manifestaciones del 2 de junio.

Es asombrosa la impunidad con la que el patriarcado a abusado del cuerpo y voluntad de las mujeres sin cuestionar siquiera la opinión de las mismas. A lo largo de la historia las mujeres han sido canjeadas por vienes materiales siendo esclavas o esposas, trabajadoras sexuales o víctimas de trata, de harems o simples trabajadoras afectadas por el abuso sexual producto también de su explotación laboral . Millones de nuestras ancestras fueron nacidas y llevadas ante la voluntad de un hombre para complacerle, honrarle, cuidarle y obedecerle hasta la muerte. El patriarcado no cuestionó durante siglos el proceso de cambio, de sexo y servicio que entregaba a millones de las jovencitas para ser esposas a cambio de apellido y protección económica, pero si juzgo y acribillo a las que por su propia cuenta buscaron una alternativa de independencia; misma búsqueda que en muchos casos llevó a muchas a la arriesgada necesidad de sobrevivir vendiendo algo muy codiciado en un sociedad machista (el trabajo sexual ) Tristemente la adicción machista al sometimiento femenino se hace presente desde tiempos inmemoriales en diferentes versiones incluyendo el trabajo sexual pero es muy importante decir que no es la única.

Desde el siglo XIX ya tenemos noción de grupos de mujeres organizadas en contra del matrimonio por considerarlo prostitución. Es verdad también que el trabajo sexual a tenido diferentes categorías, con mayor o menor aceptación social dependiendo del la cultura y la socioeconomia de la o el que otorga el servicio y a quien se lo ofrece. En la Grecia pre Cristiana y despues en la Europa renacentista aun hasta inicios del siglo XIX el papel de las cortesanas era admirado por un gran sector de la población que les favorecía permitiendoles servicios y derechos que solo la población masculina tenía, tales como la entrada a bibliotecas, anticonceptivos, entrada a círculos de estudios y en algunos casos hasta intervenciones políticas. ; En el caso de Grecia juegos olímpicos. Nada de esto como un derecho por simple hecho de existir , siempre condicionado a la capacidad de la cortesana para brindar satisfacción a sus acompañantes y precisamente para que pudieran complacerles más con su compañía y en estos casos eran las mujeres abnegadas las que quedaban marginadas de las oportunidades que otorgaba el ser remuneradas por complacer al patriarcado de alcurnia, en la actualidad aun existen este tipo de cortesanas tras bambalinas , de los espacios de comercialización masiva, televisión, cine, concursos de belleza, en donde muchas mujeres tienen que aceptar un trato misógino de políticos, burguesía, narcotráfico a cambio de poder conseguir la fama que desean.

En noticias de abajo apoyamos la liberación total del genero humano y por consiguiente queremos derechos para las mujeres hombres y no binaries que enfrentan el rechazo social y los peligros del trabajo sexual; admiramos la lucha de las persona que se han dado a la tarea hacer valer sus derechos y su necesidad de atenciones médicas

Crista Medias Libres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s