Por Ale Pandilla

La noche del 24 de abril del 2013 en el Ejido de San Sebastián Bachajon, en el estado de Chiapas el mal gobierno mando a matar a nuestro compa Juan Vázquez Guzmán, entraron a su casa y le dispararon 6 veces con un arma de fuego de alto calibre, perdió la vida casi inmediatamente, su familia fue la que llego a auxiliarlo pero Juan murió.

Nuestro compa Juan luchaba por la defensa del pueblo y de la tierra, luchaba pa que no pusieran un mega proyecto eco turístico en las cascadas de Agua Azul, el cual es parte de un plan mas amplio de despojo del territorio, Juan era defensor de los derechos humanos, tenia 32 a;os cuando lo mataron.

Los y las compas tseltales de Bachajon que forman parte del Congreso Nacional Indígena (CNI) se comenzaron a reorganizar como adherentes a la sexta declaración de la selva Lacandona del EZLN en el 2007, desde entonces han enfrentado persecución, torturas, amenazas, despojos, el asesinato de Juan Carlos Gómez Silvano y Juan Vázquez Guzmán, el encarcelamiento injusto y arbitrario de mas de 100 compas de los cuales actualmente quedan 2 que no hemos podido arrancar de las garras del sistema penitenciario, Esteban Gómez Jiménez en el cerezo 5 de San Cristóbal de las Casas Chiapas desde el 2012 y Santiago Moreno Pérez preso en el cerezo de Playas de Catazaja desde el 2008.

Los y las compas adherentes a la sexta de San Sebastián Bachajon son también un espejo del CNI, un espejo para reflejarnos y mirarnos con ellos, yo me quede pensando, soñando en que les diría a Juan Vázquez Guzmán y a Juan Carlos Gómez Silvano si tuviera la oportunidad de hablar con ellos, nuestros caídos en lucha, en resistencia, los y las que entregaron sus vidas, y no me refiero al solo hecho de que los hayan asesinado, “Sus vidas”, la lucha del día a día con sudor, lagrimas, a fuego y sangre, a tierra y pólvora, el cada segundo sintiendo, analizando, pensando, accionando para lograr las demandas del pueblo de Mexico, impulsados por un motor que era el amor a su gente y a su tierra, pero también el de la rabia y el dolor, la frustración y la impotencia de no poder cambiar la situación , de ver a nuestra gente viviendo con el monstruo del despojo, el encarcelamiento, la tortura, las desapariciones forzadas, las matanzas, la pobreza, el hambre, las enfermedades, la humillación, la represión por parte del Estado, y todo ese dolor, solo para proteger los intereses y ambiciones de unos cuantos sin la más mínima conciencia de que la tierra que pisan es nuestra madre, la que nos da de comer, la que nos da vida, por la que vivimos.

¿Qué les diría si pudiera estar un rato con ellos?, ¡Que le diría a Juan Vazquez, Juan Carlos Gómez Silvano, Zapata, Villa, Jaramillo, Félix, Ramona, los hermanos Flores Magón, a todos los desaparecidos de México, Ayotzinapa, Ostula, a los compas del asalto al cuartel madera, Genaro, Pedro, que le diría a todxs los estudiantes, maestros, campesinos y obreros, que le diría a nuestros asesinados y desaparecidos. Como les digo que la historia y los errores se repiten, y que ahora es peor porque ellos no están aquí con nosotros, como les digo que no tengo el valor para sacar esa fuerza y esa convicción para seguir con sus luchas, para reivindicar sus vidas y no sus muertes.

Creo que no basta ponerles un altar o hacerles canciones , siento que nuestra no acción en nuestras vidas cotidianas los entierra en el olvido, creo que no basta llorarlos, ni indignarnos con cada injusticia, no basta con recordarlos, y no basta porque el contexto de guerra en el que vivimos no da pa la no acción, compas, nos están encarcelando, desapareciendo, masacrando, nos están exterminando no solo a los pueblos indígenas que son los guardianes de la tierra y nuestra memoria.

Ay que entender que ellos no están aquí con nosotros de manera física, y que ahora nos toca disparar contra el olvido y seguir resistiendo y luchando, con el mismo amor al pueblo, por justicia, tierra y libertad, la lucha incansable de nuestros muertos, y tenemos que entender que la justicia y nuestras otras demandas las tenemos que nacer nosotros, y no seguir desgastándonos en exigírle al estado represor, ay que entender que la tierra ay que lucharla y defenderla simplemente porque es nuestra madre que nos da vida, y que la libertad muere si no estamos dispuestos a morir por ella, y digo morir, no para martirizar o victimizar, si no para vivirla en vida y al hacerlo ya es una lucha porque en nuestra realidad la libertad esta prohibida o disfrazada, y porque nuestra realidad es que el sistema capitalista, nos lo ha dejado bastante claro, si tienes la convicción de hacer la vida y no la muerte con cada acción pa proteger la tierra y nuestras raíces, sembrar la fe y la esperanza en cada paso caminando hacia la autonomía, a la humanización, entonces ellos, los de arriba, buscaran la forma de sacarnos del camino.

Yo la verdad no me atrevería a contarles a nuestros caídos mi historia, yo no logro sembrarme todavía, más bien les compartiría lo que otros compañeros hicieron y hacen con la semillita que ellos sembraron, y les diría que la matita ay va creciendo y expandiéndose muy poco a poquito, muy lento a pesar de los años, pero que es muy fuerte, porque ahí está la memoria y el amor de todos ellos y ellas, nuestros caídos, caídas, desaparecidas, desaparecidos, pero no solo, también ahí está la fuerza de nuestros compas que desde las cárceles andan tumbando los muros de las prisiones para así hacerle una grieta más al capitalismo.

Compas ay que cuidar esa matita, no hay que dejar que se ponga triste, ay que crecerla y regarla de dignidad, libertad, amor y valor para seguir luchando, todos los días como nos enseñaron nuestros compañeros, compañeras, abuelos y abuelas, tíos y tías, hermanos y hermanas, Zapata, Villa, Magón, Jaramillo, Félix, Genaro, Lucio, Pedro, Ramona, y los que cayeron en el asalto al cuartel madera, la sierra de Atoyac, Nepantla, Tlatelolco, Acteal, Aguas Blancas, El charco, Iguala, los compas caídos en el 94, compas de la APPO, Ayotzinapa, cd Juarez, MEXICO y como todos los que entregaron sus vidas por un mundo más justo, mas humano y por los que la siguen entregando en vida siendo ejemplo para seguir organizándonos.

México, Abril 2018.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s